El pasado 10 de septiembre entraron en vigor las leyes que regulan el llamado sector fintech (Financial technology o tecnología financiera en español) para que las empresas que operan en el mercado mexicano puedan operar con certeza jurídica al mismo tiempo que se le ofrece una mayor seguridad y tranquilidad a los usuarios.

Nuevas figuras legales

La nueva legislación establece que las empresas de pago en línea (Paypal, Mercadopago, alibaba, etc.) así como las de financiación colectiva o crowdfunding deberán registrarse y estar autorizadas para funcionar en el país para minimizar los riesgos al usuario al momento de utilizar este tipo de servicios.

Esta nueva ley sólo se aplicará a aquellas plataformas de crowdfunding que sirvan para invertir en proyectos, mientras que aquellas dedicadas a donaciones o recompensas no están cubiertas por la ley ya que no se consideran servicios financieros.

En el caso de aquellos operadores nuevos, estos deberán registrarse y esperar la autorización correspondiente para poder ofrecer sus servicios. Según las normas deberán presentar un modelo de negocios detallado ante la autoridad encargada y esperar la aprobación.

Aquellas empresas que ya se encuentran operando en territorio temporal también deberán presentar todos los recaudos ante la autoridad financiera. Asimismo, están en la obligación de anunciar en sus páginas web que están a la espera de la autorización y ofrecer información acerca de sus protocolos para evitar el lavado de dinero y la seguridad de los usuarios.

Protección para los usuarios

Con esta ley, México se convierte en el primer país del continente en regular el sector. Una de las principales motivaciones con esta legislación es prevenir el fraude y ofrecer alternativas que protejan al consumidor en caso de ser víctimas de algún tipo de estafa.

En caso de no responder, la empresa puede ser denunciada por delitos financieros, sin embargo se espera que esto sólo ocurra en casos extremos.

Deja un comentario