Recientemente se llevó a cabo la 19a Reunión Regional Americana de la OIT en Ciudad de Panamá donde se discutió el panorama actual del mercado laboral en la región, así como cuáles son las tendencias más destacadas. En el marco de la reunión fue entrevistado Guy Ryder, director general de la OIT, quien dio un diagnóstico de la situación en América Latina.

De acuerdo con Ryder, en la región cada vez más se aplican nuevas formas de contratación distintas a las tradicionales como pueden ser el outsourcing, las agencias de trabajo temporal y las plataformas de empleo. Para el director esto representa un reto al que atender para evitar la comercialización de la relación laboral y proteger los derechos de los trabajadores.

México a la vanguardia

Uno de los países donde se encuentra abierto el debate acerca de la tercerización es México donde existen propuestas en el senado que apuntan a una mayor legislación del sector que proteja al trabajador y pueda ser regulada la subcontratación de empleados.

Actualmente, un alto porcentaje de trabajadores mexicanos se encuentran bajo esta figura de empleo lo que lleva a los legisladores a buscar maneras de regular mejor el sector para llevar un mejor control tanto de las empresas como los empleados contratados. Asimismo, se busca evitar las contrataciones en negro utilizando otras figuras legales que pudieran atentar contra la seguridad laboral del empleado.

Sin embargo, el proyecto de ley no se encuentra exento de críticas. Sectores empresariales afirman que una mayor regulación del mercado del outsourcing pudiera traer una desaceleración de la economía y dejar sin trabajo a muchos trabajadores que se encuentran empleados bajo esta modalidad.

Igualmente, señalan que algunos puestos de trabajo pudieran ser llevados a otros mercados donde el sector se encuentre menos regulado o existan otros incentivos para contratar de forma externa a trabajadores especializados.

Crecimiento del sector

El outsourcing en América Latina se encuentra en crecimiento pues las empresas estadounidenses y europeas valoran positivamente la mano de obra del continente. Asimismo, la cercanía geográfica permite tener un trato más inmediato en comparación con otros mercados como el asiático.

Por otra parte, las mejores en los sistemas educativos en la región y el dominio de otros idiomas como el inglés han servido para formar una población especializada a la altura de países industrializados a un costo mucho menor para las empresas.

El reconocimiento por parte de la OIT de la tercerización como forma de trabajo ayudará a crear mejores relaciones laborales donde empresa y empleado puedan obtener beneficios.

Deja un comentario