Con la llegada de gobierno de Andrés Manuel López Obrador a México se abre un periodo de incertidumbre en el sector del outsourcing en el país. Una de las propuestas del nuevo gobierno es implementar una mayor regulación de la tercerización que contempla la desaparición de las empresas que no cumplan con los requisitos impuestos por la nueva ley.

Uno de los problemas que existe en México es la simulación del empleo. Esta práctica realizada por un gran número de agencias y firmas de empleo consiste en reportar un salario menor ante los organismos del Estado como Infonavit y Afore de manera tal que los empleados reciban el resto de la compensación en bonos, contratos de servicios o incluso en efectivo.

Prácticas dudosas

Para el empleado esto representa un ingreso extra al reducir el número de descuentos de la nómina. Sin embargo, también le afecta al momento de recibir la liquidación, así como el pago de aguinaldos y vacaciones. A pesar de ello, la simulación laboral no está penada por la ley.

Asimismo, el Estado deja de recaudar millones de pesos en impuestos. De acuerdo con un estudio de ManpowerGroup en México existen cerca de 2.000 empresas que se dedican a ofrecer servicios de outsourcing, pero sólo 40 cumplen con el pago de impuestos y apenas 20 con los estándares establecidos por la Asociación Mexicana de Capital Humano.

Una de las preocupaciones del sector es saber cuáles serán los aspectos a regular en el outsourcing y la posibilidad de que desaparezca por completo del mercado laboral. En Tijuana se estima que de eliminar la tercerización se perderían hasta 30 mil empleos sólo en esta región fronteriza.

Es posible que después del análisis que debe hacerse de la práctica del outsourcing en México incluso aquellas empresas legítimas queden por fuera del mercado lo que podría traer consecuencias negativas para el empleo en el país azteca.

Las ventajas del outsourcing

Idealmente, el outsourcing permite a las empresas reducir costos al mismo tiempo que pueden manejar de manera más eficiente los procesos claves de la empresa.

De igual forma, las empresas que contratan empleados en esta modalidad deben proveer todos los requisitos de ley lo que incluye el pago completo de impuestos y aportes a la seguridad social. Por lo pronto se viven momentos de incertidumbre para el sector de outsourcing en tanto se definen las nuevas regulaciones para estas prácticas y se reforma la ley para que tanto empleados como empleadores puedan beneficiarse de la tercerización.

Deja un comentario