Una de las economías más sólidas de América Latina es la chilena. Por eso no es de extrañar que sea uno de los destinos preferidos por los inversionistas extranjeros en la región. Actualmente, se considera uno de los países emergentes con mayor atractivo para la inversión extranjera directa (IED). Se estima que el stock acumulado de 300.000 millones de dólares de los cuales España, Estados Unidos, Canadá y Japón suman el 33% del total o 100.000 millones.

Por otra parte, China que es el principal socio comercial de Chile también ha empezado a invertir en el país. La más grande hasta ahora es de 4.000 millones de dólares por el 24% de la participación canadiense Nutrien en la chilena SQM. También mantienen otras inversiones en el área agroindustrial.

BPO y KPO lideran el crecimiento

En general los sectores donde más invierten los extranjeros son servicios globales y tecnología. Específicamente en Business Process Outsourcing (BPO), Knowledge Process Outsourcing (KPO), tecnología de la información, internet de las cosas, computación en la nube y centros de datos.

Desde 1998 hasta el 2019 se han llevado a cabo una gran cantidad de foros con inversionistas extranjeros. El más reciente se realizó el pasado enero donde se presentaron proyectos con valor de inversión de 7.200 millones de dólares con un potencial de crear al menos 1.500 nuevos empleos en el país.

Entre las empresas que participaron se encuentran: Amazon Web Services, Google, Huawei, AndBeyond, Hortifrut, así como de la Asociación de Inversión de Capital Privado de Latino América (LAVCA) y los emprendimientos nacionales Cornershop, Notco y TriCiclos.

En el 2018 el PIB chileno registró un crecimiento de al menos 4% sin incluir el mes de diciembre. Estas cifras colocan a Chile en una posición de liderazgo en la región y por encima de la media mundial para el año pasado. Se estima que el crecimiento continúe al menos hasta el 2020 en todos los sectores productivos del país.

Deja un comentario