En el contexto del día Internacional de la Mujer se conocieron los resultados del estudio de Rigou y Tres Mandamientos, sobre la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) del programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para 2030 en las empresas argentinas, donde se pudo constatar un avance en materia de equidad ya que el 70% de las empresas trabajó en este objetivo durante el 2018 en comparación con el 63% del 2016.

Sin embargo, todavía queda mucho terreno por recorrer. En Argentina la inserción laboral es menor en las mujeres que en los hombres. Mientras el 72,3% de los hombres buscan trabajo o están empleados, apenas el 53,2% de las mujeres se encuentran en la misma situación. En cuanto al desempleo la situación es similar: entre mujeres alcanza el 11,2% mientras que el índice masculino llega a 7,3%.

De acuerdo con las grandes consultoras de recursos humanos hay oportunidades de mejora en cuanto a la inclusión laboral en Argentina y la paridad de género. Entre ellas encontramos la aplicación de jornadas de trabajo flexibles o incluso una mayor adopción del trabajo remoto por parte de las empresas.

Otras iniciativas proponen una mayor inclusión dentro de los roles de liderazgo en la empresa, así como mentorías a mujeres profesionales durante su carrera. Asimismo, las empresas se deben trazar objetivos claros y medibles con respecto a la inclusión femenina en distintos puestos de trabajo.

La equidad es una asignatura pendiente no sólo en Argentina sino también en el resto del continente. Sin embargo, hay razones para ser optimistas y esperar que la situación cambie en los próximos años.

Deja un comentario