En Canadá y Estados Unidos, los salarios de los ingenieros y desarrolladores de software suben constantemente.

En un periodo de tres años, estos países han visto incrementos significativos en las áreas tecnológicas. De 2015-2017, el salario promedio anual en Los Angeles se elevó $11K. En el mismo periodo de tiempo, los salarios de Austin se incrementaron $10K; en San Francisco, $9K; Nueva York, $8K, y en Chicago, $5K.

San Francisco ofrece los mejores salarios, pero los trabajadores comienzan a notar que no todo es miel sobre hojuelas. Para mantener su estilo de vida, un programador de Austin requeriría $84K anuales más en San Francisco.

La competencia entre cazatalentos ha provocado que algunas compañías comiencen a voltear hacia otras latitudes. En específico, hacia el sur.

Los pros del talento hecho en México

Las empresas comienzan a descubrir los talentos ocultos de México en el área tecnológica. Y lo más importante, el bajo costo que representan para sus operaciones.

A pesar de los puntos pendientes en educación, México es uno de los países que más ingenieros gradúa en el mundo. Según datos de la UNESCO, en 2017 se encontraba en el octavo puesto, arriba de Francia y abajo de Ucrania. La lista la lideran Rusia y Estados Unidos.

Aunque en el país haya una creciente batalla por los talentos y algunas compañías duplican sus ofertas salariales, el promedio de los salarios en México no ha subido tanto como se esperaba. En las ciudades mexicanas con más empleados tech (Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México), el salario promedio se mantiene muy por debajo de ciudades de Canadá y Estados Unidos. En 2017, este rondaba los 32K pesos al mes.

El clima de contratación en México también se mantiene estable a pesar de las incertidumbres provocadas por las negociaciones del TLCAN. Sumado a esto, la población mexicana aún es bastante joven. Dos tercios está por debajo de los 41 años.

Al hacer cuentas, por cada trabajador en Silicon Valley las compañías pueden contratar 4.4 trabajadores en México. Y la diferencia de habilidades es casi indistinguible.

El panorama completo convierte a México un lugar atractivo para las start-ups, sobre todo las luchan por conseguir fondos.

Esta situación no permanecerá así por siempre. Cada vez son más las empresas que toman ventaja frente a sus competidores y el panorama podría cambiar muy pronto. Las empresas pioneras serán las que aprovecharán mejor estas ventas.

Deja un comentario