Así como las nuevas tecnologías obligan a las empresas a buscar personal capacitado para áreas claves, los trabajadores encuentran más oportunidades para emplearse fuera de una empresa en trabajos temporales, conocido como el término de “gig economy”.

Jennifer Amozorrutia, Corporate Affairs Director de Great Place to Work, habló sobre cómo la creciente “gig economy” quita talentos a las empresas, hasta el punto de que el 62% de los empleadores encuestados con más de 250 colaboradores sufre de escasez de talento, según un estudio de ManPower group.

Las nuevas generaciones de talentos encuentran bastante atractiva la gig economy. Los mileniales y centeniales encuentran oportunidad de diversificar su oferta con ella. Los freelancers y consultores han encontrado una demanda cada vez mayor de consumidores, por lo que “ser tu propio jefe” se vuelve más asequible.

Para traducirlo en cifras: en Estados Unidos se estima que el 34% de su fuerza laboral actualmente se ubica en esta modalidad y se espera que para el 2020 crezca hasta llegar a un 43 por ciento.

En México, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), existen más de 13 millones de trabajadores independientes. Hay estudios que lo ubican como la segunda nación de América Latina dentro de la economía colaborativa.

Amozorrutia otorga a la Propuesta de Valor al Empleado un papel primordial para la retención del talento en la gig economy.

La propuesta de valor al empleado

Amozorrutia presenta cinco aspectos que pueden ayudar para retener a un empleado.

  1. Seguridad Laboral. La seguridad laboral, es uno de los principales puntos que puede mantener a alguien fuera de la tentación de la gig economy.
  2. Cultura. Para Amozorrutioa, la cultura laboral es la ventaja competitiva por excelencia. “Invertir en ella, da un diferenciador determinante para integrar a un potencial colaborador”.
  3. Ambiente. Este es un pilar de la cultura laboral. “El poder de pertenecer a un grupo contrarresta los efectos del “aislamiento” que puede vivir una persona que trabaja en un esquema de gig economy.”
  4. Beneficios y compensación. Un paquete de beneficios cubre aspectos importantes en la vida personal de los individuos. Los empleados pueden valorarlo frente a la inestabilidad de la gig economy.
  5. Flexibilidad y calidad de vida. Una ventaja que ofrece la gig economy es el balance de vida profesional y personal. Si esto pueden tenerlo también en una empresa, no será tan atractivo dejar la seguridad del empleo.

Amozorrutia concluye que “no se puede evitar la movilidad de las personas, pero sí ofrecer propuestas lo suficientemente atractivas para hacer que los profesionales quieran y deseen pertenecer a la organización”.

Sobre la gig economy.

Deja un comentario