La exportación de servicios, también conocida como global outsourcing es una tendencia actual en el desarrollo tecnológico y como industria, espera crecer un 10% en 2019.

En Latinoamérica, el global outsourcing se expande más rápido que la exportación de productos. Sin embargo, América Latina aún está lejos de alcanzar el volumen de la región asiática. LatAm representa hasta el momento solo el 3.5% de los servicios que se proveen a nivel mundial.

Aún así, muchas pequeñas y medianas empresas latinoamericanas han participado en proyectos que han tenido un gran impacto global. Studio C, de Guatemala, participó en la producción de Crónicas de Narnia, Globant, una compañía de desarrollo de software de Argentina, participó en la creación de la serie de videojuegos FIFA, Ring escogió a Blue Trail Software Argentina para desarrollar su ecosistema de timbres inteligentes.

En cuanto videojuegos y animación, Latinoamérica ha crecido más rápido que cualquier otra región en el mundo. En 2014 la región aumentó su mercado un 60% en el desarrollo de juegos mobile, muy por arriba de la expansión del 21% de la región asiática.

Mejores oportunidades en exportación de servicios

Entre las principales oportunidades de exportación de servicios se encuentran el Business Process Outsourcing (BPO), como servicios de marketing y financieros; Information Technology Outsourcing (ITO), incluyendo soluciones para el desarrollo de aplicaciones web e e-commerce; y Knowledge Process Outsourcing (KPO), en servicios como es la producción de animación o videojuegos, e incluso la exportación de diseño de arquitectura e ingeniería.

Fabrizio Opertti, director del sector de integración y comercio del BID considera que “en la actualidad, la tendencia del comercio internacional de los servicios es menos sobre las nuevas tecnologías y más sobre la interconectividad, el talento humano y la creatividad”.

Opertti considera que, a pesar de que Latinoamérica ha mostrado su potencial en sectores claves de los servicios, muchas empresas se encuentran en segmentos de poco valor y con riesgo a la automatización como son los call center y data center. Para que América Latina se mantenga competitiva, Opertti recomienda tres ejes:

  1. Agencias efectivas de promoción a la inversión y el comercio. Las agencias de promoción tienen un impacto significativo en las exportaciones y permiten impulsar productos y servicios más sofisticados.
  2. Entrenamiento aplicado. La colaboración entre el sector público y privado se requiere para mantener actualizado a las fuerzas de trabajo.
  3. Networking. Las compañías pueden tener una mejor comprensión de las demandas del mercado reuniéndose, ya sea en persona o virtualmente, con los compradores de los servicios digitales.

Diferentes iniciativas buscan impulsar estos ejes en la región. La creación de tech hubs, como ha sucedido en Jalisco, México, o programas para repatriar el talento en Argentina son una pequeña muestra. En la actualidad, Colombia es un líder global en BPO y la ciudad de Medellín recibió un reconocimiento como un destino destacado para el nearshoring.

Latinoamérica ha sabido aprovechar las oportunidades de crecimiento que ofrece hoy la exportación de servicios y reconoce que aún hay mucho espacio para el crecimiento.

Deja un comentario