Contratar una empresa de desarrollo de software en un país cercano (nearshore) ofrece tres ventajas clave: control, velocidad y calidad. La proximidad física permite al cliente familiarizarse mejor con el equipo que trabaja en el proyecto: flujo de trabajo, avances, control de calidad. Todo está sincronizado y dentro de la misma zona horaria.

A pesar de las ventajas, muchas compañías prefieren contratar servicios en la misma ciudad donde operan o en países donde se habla la misma lengua. A veces, estas compañías prefieren evitar los inconvenientes de contratar en el extranjero; en otros casos, desconfían de la calidad del servicio por los bajos costos. Boníto y barato no caben en un zapato, dicen.

Las compañías de desarrollo de software en los Estados Unidos son caras. Tienen que serlo. Están en un mercado que lucha por el mejor talento todo el tiempo. El costo de vida en la mayoría de las ciudades tecnológicas es alto en los Estados Unidos. Alquilar un departamento, comer y transportarse en San Francisco es un 194% más caro que en Guadalajara, México.

La solución parece simple, pero está llena de vicisitudes. Las diferencias lingüísticas, culturales y de zona horaria, entre otros detalles, hacen que el outsourcing parezca una decisión equivocada. Con esto en mente y para mejorar la relación con sus clientes, algunas empresas de outsourcing de desarrollo de software han encontrado una manera de mezclar lo mejor de ambos mundos: mantener una oficina en los Estados Unidos donde puedan discutir el diseño y la arquitectura del proyecto con sus clientes, mientras que un equipo de desarrollo profesional se encuentra en otro país.

Una oficina en Silicon Valley, otra en el Valle de Atemajac.

Para reducir la fricción causada por trabajar con compañías fuera de los Estados Unidos, algunas compañías han decidido acercarse a sus clientes, literalmente. En 2012, la empresa india Tata Consultancy Services abrió un Customer Collaboration Center en Santa Clara, California, con la intención de operar como una sede mundial para varios de sus servicios. La empresa mexicana Softtek hizo un movimiento similar cuando en 2013 adquirieron la empresa de servicios SAP Systech Integrators, con sede en San José, CA. En 2014, se fundó Wizeline con una oficina en San Francisco y otra en Guadalajara.

La compañía de tecnología Blue Trail Software está en esta tendencia desde 2009. Fundada hace diez años por la experta mexicana en recursos humanos Rosalba Reynoso y el especialista en TI Rémi Vespa, de origen francés y que tiene años de experiencia en Silicon Valley, la compañía ha ubicado sus centros de desarrollo de software en América Latina, mientras que la sede permanece en San Francisco.

Esta estrategia híbrida beneficia a ambas partes. Los clientes pagan por los servicios con la moneda local; firman contratos en el mismo sistema legal; pueden reunirse con empresas de outsourcing cuando necesitan hacer las observaciones necesarias del producto que se está desarrollando. En resumen, mantienen todas las ventajas de contratar una empresa en su país: control, velocidad y calidad.

Mientras tanto, las empresas de Outsourcing que deciden establecerse en Silicon Valley tienen la posibilidad de aumentar sus oportunidades comerciales al estar en uno de los puntos neurálgicos del desarrollo tecnológico, al tiempo que mantienen precios competitivos y amplían su grupo de talentos.

Hablar el mismo idioma no es todo para entenderse

En el este y el sudeste de Asia, las empresas han encontrado proveedores que comparten el mismo idioma. Esta característica es importante. Según el Informe Global de Servicios de Software 2017, el principal problema que enfrentan las empresas de desarrollo de software es la falta de claridad en los objetivos del cliente. En otras palabras: problemas de comunicación.

India ha sido el destino favorito de la industria al contratar servicios de desarrollo de software. En India, hay 170 millones de hablantes de inglés, más que todos los habitantes del Reino Unido. El dominio del idioma inglés y la gran cantidad de talentos indios provocan que las empresas de los Estados Unidos consideren a este país como su opción predeterminada para sus proyectos.

Sin embargo, en poco tiempo, los clientes se dan cuenta de que un lenguaje común no es suficiente para ser entendido en los negocios. Las ventajas de contratar un servicio en el extranjero parecen diluirse cuando surgen las desventajas en el momento en que el proyecto está en marcha. Las llamadas de larga distancia, los viajes transoceánicos y los tiempos de respuesta lentos debido a las diferencias de tiempo agregan costos e inconvenientes adicionales. En algunos casos, los costos ocultos son más altos que los ahorros obtenidos de los servicios contratados fuera de los Estados Unidos.

La mayoría de los profesionales en América Latina tienen dominio del inglés. Por lo tanto, esta región se convierte en una buena alternativa para contratar servicios de outsourcing.

¿Importa dónde desarrollan el producto?

Los expertos en bienes raíces dicen que al comprar, hay tres cosas importantes: ubicación, ubicación y ubicación. En los servicios de outsourcing, las cosas no son muy diferentes. Encontrar una empresa de outsourcing con sede en Silicon Valley es una ventaja, pero aún más importante es que su centro de desarrollo también esté cerca.

Las empresas con centros de desarrollo en América Latina ofrecen ventajas que una empresa extranjera no puede proporcionar. La diferencia horaria entre los Estados Unidos y el resto de América Latina es mínima. Por lo tanto, los equipos de desarrollo tienen una mejor capacidad para coordinarse con sus pares estadounidenses y responder el mismo día. Las similitudes culturales también facilitan la comunicación. Muchos latinoamericanos han vivido durante años en los Estados Unidos, y la población está familiarizada con las formas y costumbres del país. Por lo tanto, no es sorprendente que ciudades latinoamericanas como Medellín, en Colombia, hayan recibido premios como destinos de nearshoring. Pero entre los países latinoamericanos, México tiene ventajas únicas para la nearshoring.

Un socio en los Estados Unidos con un centro de desarrollo en México ofrece un servicio de outsourcing tan cerca que se sentirá como en casa. El Tratado de Libre Comercio facilita el intercambio comercial entre estas dos naciones, además de permitir que las llamadas de larga distancia no tengan un costo adicional. Existe una proximidad física —Guadalajara está a solo cuatro horas en avión desde San Francisco—, lo que permite que viajes cortos de negocios sean conscientes del desarrollo del proyecto y verifiquen que se cumplen los estándares de calidad. También hay cercanía cultural. La migración histórica de los mexicanos a los Estados Unidos hace que ambas naciones compartan incluso a las familias.

Estas características han llevado a grandes empresas indias como TCS a abrir centros de desarrollo en el país. Además, las pequeñas y medianas empresas de software han encontrado oportunidades de crecimiento y expansión, como Agave Lab, BTS o ScioDev, por nombrar algunos casos.

A veces, las dudas sobre la calidad del desarrollo de software impiden que las empresas estadounidenses elijan empresas con centros de desarrollo en México, un temor infundado cuando las empresas, como BTS o ScioDev, tienen un equipo de garantía de calidad (QA) capaz de identificar errores a tiempo. En otros casos, la imagen de México como un país principalmente rural y subdesarrollado es la principal preocupación. Sin embargo, ciudades mexicanas como Guadalajara, Monterrey y Querétaro se han modernizado en los últimos años. Actualmente, ofrecen la infraestructura que las empresas de software necesitan para llevar a cabo un trabajo profesional, desde conexiones a Internet de alta velocidad hasta centros de datos en ubicaciones estratégicas.

En los últimos años, los gobiernos locales y federales en México han apoyado proyectos para crear centros tecnológicos en el país. Ahora, México es el hogar de fabricantes aeroespaciales como compañías de videojuegos. Este entorno motiva la colaboración, pero también crea un gran grupo de talentos para las empresas de Outsourcing de TI.

Las empresas de TI en América Latina están adquiriendo experiencia

El modelo híbrido (sede en los EE. UU., Desarrollo en otro país) evita dolores de cabeza innecesarios a los clientes y mejora las comunicaciones entre socios. Al mismo tiempo, las compañías en los EE. UU. obtienen precios más asequibles que contratar un servicio de desarrollo en el país. En este modelo, la proximidad física y cultural de América Latina ha provocado que cada vez más empresas consideren a la región como una alternativa a la India, el destino preferido para los Servicios de Outsourcing de Desarrollo de Software.

América Latina aún está lejos de competir al mismo nivel que los países asiáticos en términos de volumen de mercado. Para 2019, los pronósticos estimaron que India obtendría 177 mil millones de dólares en ingresos de los servicios de externalización de TI, mientras que América Latina solo representa el 3.5% del mercado global de Outsourcing. Sin embargo, la exportación de servicios ha crecido a un ritmo acelerado en la región. América Latina ofrece ventajas geográficas, pero las empresas también reconocen cada vez más su potencial como un pool de talentos para el sector.

Todavía es arriesgado decir que América Latina puede en algún momento superar a India en este sector. Sin embargo, las compañías que reconocieron las fortalezas de los países latinoamericanos desde hace años, combinándolas con la sede en Silicon Valley, ya tienen una clara ventaja sobre sus competidores. En sus centros de desarrollo, tienen programadores que han cumplido durante años las expectativas de los clientes más exigentes del mercado, adquiriendo experiencia que pocas empresas de outsourcing podrían presumir. Y sus clientes obtienen un servicio como si estuvieran en casa, manteniendo el control, la velocidad y la calidad.

Deja un comentario