En 2019, las compañías estadounidenses instalaron menos robots que en el año anterior, según la agencia informativa Reuters. Esta es la primera caída en el sector desde 2015. La guerra comercial entre Estados Unidos y China es uno delos causantes de esta desaceleración en la producción. Otro factor que afectó la producción de robots en 2019 fue una demanda más débil. Las compañías están cada vez menos interesadas por estas máquinas.

La caída de envíos de robots fue del 16%, dando como resultado un total de 23,758 robots enviados a Estados Unidos. Estos datos fueron publicados este martes por la Asociación de Automatización Avanzada, un grupo industrial con sede en Ann Arbor, Michigan

Robots, clave para competir frente mano de obra barata.

Uno de los principales objetivos del presidente Donald Trump ha sido traer empleos de fábrica a los Estados Unidos, presumiblemente con la ayuda de una nueva automatización y robótica que permitiría a las fábricas nacionales competir con mano de obra más barata en China y otros países de bajo costo. . Pero esta tendencia parece haber sido eclipsada por una mayor desaceleración en la fabricación.

Los analistas consideran a la robótica como uno de los sectores con más futuro dentro de la tecnología, pero ninguna de las empresas que en la actualidad son líderes en dicho campo es estadounidense. Este hecho ha provocado la preocupación de varios sectores en Estados Unidos, pues amenaza la independencia económica de la nación. 

Aumentar la inversión en varios sectores tecnológicos, la robótica entre ellos, es clave para que Estados Unidos no dependa de la producción en otros países, como lo ha hecho hasta ahora en China. Por eso, el empresario y propietario del equipo de la NBA Dallas Mavericks, Mark Cuban, ha hecho una sugerencia a Donald Trump para dar un impulso a este sector en EEUU: que invierta 100.000 millones de dólares en ella.

Cuban señala que la inversión china en esta industria es muy superior a la de Estados Unidos. En la actualidad, China invierte 3.000 millones de dólares al año en robótica, mientras que Estados Unidos apenas gasta 100 millones. En la opinión de Cuban, Trump tiene que invertir en robótica tanto como se ha hecho en energías renovables para que EEUU siga teniendo una economía independiente. El empresario señala que habrá países que se quedarán atrás en la carrera de la robótica. La cuestión en los próximos años es que país creará y será propietario de la mejor tecnología, además de contar con la infraestructura para poder desarrollar el sector.

La posición del empreseario estadounidense está en sintonía con el informe A Roadmap for U.S. Robotics publicado en noviembre de 2016. En este documento, se comentaba cómo el congreso de Estados Unidos debería apoyar al desarrollo de este sector.

La alarma ha surgido no solo por la intensa inversión que China tiene en este sector, sino también por el hecho de que los robots que se están incorporando en las fábricas en Estados Unidos son de empresas extranjeras. Frank Tobe, editor de la web de noticias de robótica Robot Report, recuerda que el último gran fabricante de robots industriales estadounidense, Adept Technologies, fue adquirido por la japonesa Omron en 2015. Por lo tanto, es importante que el futuro gobierno de EEUU invierta en el sector.

Robótica en América Latina: Hay talento, pero no recursos

Para América Latina, también resulta fundamental invertir en este sector para impulsar el desarrollo. Sin embargo, no hay suficiente apoyo gubernamental para hacer esto posible.

La falta de desarrollo en este rubro no se debe a la falta de talento. México ha logrado destacar en concursos con equipos juveniles. De hecho, México es el único país de América Latina que ha logrado colarse en los primeros tres lugares de la World Robot Olympiad, con un equipo de adolescentes de Robotecnia, en Qatar en 2015.

“Los equipos de México son los que lo hacen mejor a nivel América Latina en este concurso”, dice Carlos Pérez, director en México de World Robot Olympiad (WRO).

A nivel universitario, los equipos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han ganado varios premios en este tipo de concursos.

Juan Huberto Sossa Azuela, jefe del laboratorio de robótica e ingeniería mecatrónica del centro de investigación en computación del IPN explica que en México hay mucho potencial en ese campo, no sólo en los concursos

.”En México somos buenos en la teoría, y tenemos potencial. Pero falta dar un paso más y llegar a producir robots, aunque para ello falta una política de Estado y dinero”, explica el académico.

Deja un comentario