Si un sector se ha beneficiado gracias a la cuarentena en estos meses, estas han sido las aplicaciones de deliveries. Mientras que los viajes compartidos en auto han bajado en demando, esta ha sido una historia diferente para la comida a domicilio.

La época de abundancia de estas apps no necesariamente ha significiado mejores condiciones para los repartidores, que son el corazón de esta industria. Desde hace unos meses este grupo se ha estado organizando para exigir mejores condiciones laborales, lo que llevó el pasado 29 de mayo a un paro en Latinoamérica.

En un comunicado, los riders -como también se le conoce a los repartidores- mencionaron el carácter esencial del trabajo de los repartidores de apps [aplicaciones móviles] y llamaron al paro de labores en países como Argentina, Perú, Guatemala, España o Costa Rica. 

A estas protestas, se han sumado países como México, donde repartidores de todo el país se unieron al paro de labores el pasado viernes.

A este llamado, se han unido los repartidores de otros países.

¿Cuál ha sido la respuesta de las compañías a las demandas de los repartidores?

Según la información de algunos repartidores de Argentina, después del paro de abril las respuestas a los reclamos han sido indirectas y no hay una respuesta formal y unificada por parte de las empresas. Cada empresa ha tomado medidas por separados. 

Los repartidores mencionan que “Glovo ofreció incentivos económicos en La Plata, donde hay un colectivo de trabajadores muy organizado, y en la ciudad de Buenos Aires entregó insumos a cuentagotas, que nunca alcanzan; Rappi ahora entrega algunos barbijos naranjas con su logo y PedidosYa empezó a dar premios e incentivos”. 

Los premios que ofrecen las empresas van desde bonos por kilómetros recorridos hasta incentivos por trabajar en días de lluvia, pero el pago básico no se modifica hace tiempo. Según el repartidor de PedidosYa, “hace dos años que cobramos 55 pesos por pedido, tanto si entregás un pedido de 300 pesos como uno de 1000; y los incentivos son relativos porque los deciden ellos, por ejemplo con el bono por lluvia, que es un 50 por ciento extra, es la empresa la que te manda un mensaje diciendo si llueve, si ellos no lo consideran así no cobrás el premio, aunque estés repartiendo abajo de la lluvia”.

Bloquean cuentas de rebeldes

Los repartidores también se han quejado de que las cuentas de varios compañeros que han participado en las protestas han sido bloqueadas, por lo que en el más reciente paro se ha exigido también la restitución de los repartidores afectados. 

Sin un contrato laboral formal, la mayoría de las empresas han utilizado el bloqueo de cuentas como medida represiva contra los repartidores que han empezado las protestas.

En Argentina, un repartidor menciona la falta de diálogo que existe con áreas del Estado, al no ser trabajadores reconocidos y sin ninguna relación formal con las empresas. “Al no tener derechos laborales ni gremiales, todo se hace difícil, la exigencia hacia el ministerio es para que actúe ante nuestra situación precaria”. 

Deja un comentario