Durante la semana pasada muchas empresas hicieron sonar las alarmas por el rumor de que el gobierno de México prohibiría el outsourcing. Según las versiones preliminares sobre la iniciativa, las empresas con trabajadores subcontratados se verían obligadas a agregar a la nómina a los trabajadores externos de las empresas.

Los críticos de la medida señalaron que se perderían aún más empleos, ante la imposibilidad de muchas empresas, debido a la pandemia, de incorporar en nómina a sus trabajadores. También señalaron que estas medidas irían en contra de los acuerdos que firmó México en el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá conocido como T-MEC.

Como en otras ocasiones, las preocupaciones han sido causadas por una mezcla de desinformación y mala comunicación del gobierno de México. Hoy el gobierno presentó la iniciativa que, más que prohibir el outsourcing, lo busca regularizar.

Esto, lejos de ir en contra del acuerdo de libre comercio firmado con los otros dos países de la región.

Contexto del outsourcing en México

Al final de su sexenio, Felipe Calderón envió una iniciativa para reformar más de 600 puntos de la Ley Federal del Trabajo en México, facilitando la subcontratación para las empresas. Con esta reforma, solo basta un documento escrito e incorporar a los trabajadores en el seguro social para la subcontratación.

La reforma fue polémica, ya que quitaba responsabilidades a los patrones, mientras que los trabajadores quedaban desprotegidos en muchos aspectos. En la crítica del actual gobierno, se destacaron malas prácticas como despedir a los trabajadores en fin de año para volverlos a contratar el año siguiente, evitando que crearan antigüedad.

Regulación del outsourcing

El gobierno de México argumentó que las empresas han abusado de este esquema, utilizándolo para la defraudación fiscal y evitando que los trabajadores consigan una pensión más digna. Además, los trabajadores nunca tenían claro quién era el patrón.

La reforma está enfocada principalmente a tres modalidades del outsourcing, como es la subcontratación de personal, servicios y obras especializadas.

¿Se acabará el outsourcing en México?

La reforma no implica el fin del outsourcing en el país, solo su regularización para evitar abusos de parte de las empresas. Y es que algunos patrones estaban utilizando el esquema para evadir responsabilidades.

Las compañías serias de outsourcing que ofrecen servicios a empresas extranjeras no tienen que preocuparse por estos cambios. México seguirá sienda un destino atractivo para el nearshoring, donde empresa pequeñas y medianas pueden crecer.

Lee también: Nearshoring como si fuera hecho en casa

Deja un comentario