Desde el martes 13 de enero entró en vigor en México una reforma a la Ley Federal del Trabajo que regula el “home office”. Esta reforma otorga garantías a los trabajadores que desempeñan su función a la distancia, pero al mismo tiempo les exige cumplir con ciertas responsabilidades.

Esta reforma se suma a la tendencia regional que ya existe en América Latina para regular el trabajo a distancia, además de ser una respuesta ante los rápidos cambios en los espacios de trabajos que ha habido motivados por el virus de COVID-19.

Lee también: Teletrabajo en las leyes laborales de Latinoamérica

¿Qué derechos obtienen los trabajadores que hacen “home office” en México? 

Las nuevas disposiciones para las empresas fueron aprobadas por el Congreso de México y publicadas por el Presidente de la República a través del Diario Oficial de la Federación. Estas exigen a las empresas garantizar un entorno adecuado para los trabajadores, así como cubrir algunos costos y respetar los horarios labores.

Las empresas con trabajadores remotos en México deberán proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como som equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.

Los empleadores también deberán asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad.

Las compañías deben inscribir a las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al régimen obligatorio de la seguridad social.

Como hemos comentado antes, el teletrabajo también requiere de sus propios procesos y esto está dispuesto en la nueva ley. Las empresas deben establecer los mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías de la información de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo.

En la reforma, los trabajadores tienen garantizados algunos derechos como es el derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva. Una novedad en la reforma es elderecho a la desconexión. Con esto, se acaban las presiones de contestar correos fuera de horario laboral.

Mayores derechos implican mayores responsabilidades

La reforma a la ley laboral ha sido celebrada por los derechos que otorga a los trabajadores, pero no todos son concesiones para ellos. Los trabajadores remotos también deberán adoptar ciertas responsabilidades cuando opten por trabajar vía remota.

Entre las responsabilidades que deberán asumir los trabajadores está el tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban, 

informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, obedecer las disposiciones en materia de seguridad y salud establecidas en el trabajo, utilizar los mecanismos y sistemas operativos para la supervisión de sus actividades, atender las políticas de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

Opcional el cambio de presencial a teletrabajo

Las empresas que quieran migrar de una modalidad presencial a teletrabajo no podrán hacerlo unilateralmente. Los teletrabajadores deberán estar de acuerdo y ambas partes deben establecerlo por escrito, excepto cuando suceda un caso de fuerza mayor como sucede con la pandemia.

La reforma también indica que las partes pueden volver a una modalidad presencial en caso de encontrarlo más conveniente, para lo cual deberán pactar mecanismos, procesos y tiempos para hacer válido este cambio.

Desde la publicación de la reforma, el gobierno federal tiene un plazo de 18 meses para publicar una Norma Oficial Mexicana que rija las obligaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo a distancia.

¿Qué pros y contras tienen la ley del “home office”?

La reforma ofrece garantías a los trabajadores y los protege de los abusos que se han visto en la pandemia, como son reducciones de salario o llamadas fuera de horario laboral. El agregar responsabilidades para los trabajadores también protege a las empresas y esto las puede motivar a promover el home office.

Sin embargo, los costos que deben cubrir las empresas como luz e internet hace que la migración al teletrabajo sea menos atractiva y esto puede hacer que no se promueva esta modalidad.

En todo caso, la ley impulsa la profesionalización del home office en el país y responde a una necesidad apremiante durante esta pandemia.

Deja un comentario